David Gilmour - “David Gilmour: Live at Pompeii “

David Gilmour – “David Gilmour: Live at Pompeii “

Antes de nada, dar la enhorabuena a Yelmo Cineplex por sus estrenos llenos de música, tener la oportunidad de ir al cine a ver conciertos de tus bandas favoritas en dolby surround es un auténtico lujo.

El que aquí nos atañe no es nada menos que el regreso del legendario David Gilmour al anfiteatro romano de Pompeya  en julio de 2016 para conmemorar el concierto que dio con Pink Floyd 45 años antes (octubre 1971) en el mismo lugar, en un documental llamado “David Gilmour: Live at Pompeii “.

En esta ocasión, Gilmour se rodea de un elenco de 10 músicos profesionales que cumplen con su labor más que notablemente y forman el backup perfecto del guitarrista, quien consciente de ello les deja brillar con respectivos solos de saxo, voces etc.

Tras un breve intro en el que Gilmour nos presenta a sus músicos se muestran imágenes de los ensayos que se cruzan con los recuerdos de Gilmour y la añoranza de su fallecido compañero de fatigas en Pink Floyd, Rick Wright (teclista).

Sin grandes adornos previos y una escenografía más minimalista, aunque con un juego de luces y pirotecnia espectacular, se sube al escenario el veterano guitarrista y se va directo al su último disco con la breve y elegante instrumental “5.A.M” y “Ratttle That Lock”,  el tema más vivo y pegadizo en el que empezamos a ver la calidad de sus músicos.

Con más de medio siglo de carrera es más que normal que Gilmour meta algún tema nuevo en su repertorio e incluso hasta son de agradecer, “Live at Pompeii” por lo tanto no es solo el 45 aniversario de un concierto de Pink Floyd sino también un homenaje a uno de los mejores músicos de todos los tiempos, que junto con otro iconos de la música, han dignificado el rock.

Otra figura clave en la historia de Pink Floyd y por ente de la música es el ya mencionado Rick Wright, a quien le van dedicadas “The Great Gig In The Sky”, tema perteneciente  al disco “The Dark Side Of The Moon” compuesto por el propio  Wright, y la más reciente “A Boat Lies Waiting”, ambas con un sensacional Gilmour al pedal Steel y con unos coros aún más alucinantes que elevan las canciones a otro nivel.

“Wish You Were Here” no necesita presentación, es el himno absoluto de Pink Floyd que hermana a todo el público en cada verso.   A continuación Gilmour arremente con otra composición nueva “In Any Tongue” que pasa sin pena ni gloria, sobre todo si la comparamos con las que la preceden, nada menos que  “High Hopes”, “One Of These Days” (  la única canción en sonar  del concierto de Pink Floyd del 71) y “Shine On You Crazy Diamond”, en la que las luces tiñen al anfiteatro de todos los colores posibles  mientras que Gilmour solea con pasión acompañado por el canto del público.

En “Sorrow”, la única composición rescatada del  “A Momentary Lapse Of Reason” (infravaloradisimo disco de Pink Floyd de su época post Waters)  tenemos  Gilmour soleando de nuevo como un maestro (le es suficiente con un par de notas bien puestas para transmitirte toda la emoción del mundo) en una cortina de humo triangular que recuerda a la portada del “The Dark Side Of The Moon”.

El anfiteatro se vuelve otra vez de miles de colores para “Run Like Hell”, de hecho la intensidad de la iluminación es tal que los músicos  tienen que ponerse gafas de sol para ejecutar el tema, muy parecido al original (¡pedazo de banda la de Gilmour!)

El tic tac de los relojes anuncia la llegada de “Time”, otro clásico del “Dark Side Of The Moon” (de nuevo pletóricos los músicos de Gilmour aquí, en especial el percusionista y el pianista) que cierra con un pequeño extracto de “Breathe”.

El espectáculo cierra por todo lo alto con “Comfortably Numb”, en donde el anfiteatro se vuelve a llenar de luces de todos los colores. Las voces de Roger Waters las pone el teclista Chuck Leavell (otro que está sembrado en todo el show). El mejor momento del tema es sin duda el solo de Gilmour, como dije antes,  le es suficiente con un par de segundos para cautivarte con sus bendings y su siempre acertada elección de la nota perfecta.

El público en pie despide a un legendario músico curtido en mil escenarios y a sus huestes en una noche que será recordada en Pompeya como el primer espectáculo en más de 2000 años celebrado en su anfiteatro.

En la película se omitieron temas como “Faces of Stone”, “The Blue”, “Money”, “Fat Old Sun”, “Coming Back to Life”, “On an Island” y “Today”, los cuales son incluidos posteriormente en el lanzamiento en DVD, CD y vinilo.

Por poner alguna pega, he echado en falta algún tema más de Pink Floyd en detrimento de los alargados momentos de tranquilidad que llegan a aburrir, el documental también podría haber sido más largo, aun así, en palabras de la sinopsis de la película, Live At Pompeii  es un gran es un espectáculo audiovisual con láser, pirotecnia y una pantalla circular gigante en la que films originales complementan a las canciones que, junto a la magnífica actuación de una banda estelar, son las protagonistas del evento.

David Gilmour – “David Gilmour: Live at Pompeii “ 2017. 9/10

  • By: Fernando Lafora

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *