La música es uno de esos placeres que tiene la vida. Muchas veces he oído la frase de “prefiero ser ciego que sordo”, haciendo referencia a la cantidad de sensaciones que la música ofrece. Pero, ¿todos los músicos la viven como algo único?

Stratovarius

Stratovarius

Ahondando en como los grupos se comportan en directo, uno puede diferenciar varios tipos de músicos: el motivado, que de tanto ímpetu a veces destroza el escenario, de esos ya hay pocos, Axel era uno, Kurt también, y más lejos en el tiempo, Jimmy Hendrix; el guionizado, que sabes que va a hacer en cada momento, no dejando tiempo a la improvisación, como Matt de Trivium; el “me olvido de la letra y lo arreglo”, les pasa a más de uno, a Ozzy continuamente, aunque en este caso lo arregle balbuceando; el cantante karaoke, como Halford últimamente, que en los temas donde no llega, pone el micro hacia el público y que la gente haga su parte.

Hay muchos más, y muchos estilos, como el atleta, que no para de correr de un lado a otro, de saltar, de entregarse, de hacer locuras como ponerse de pie en las manos del público, como el de Refused. Son sólo algunos ejemplos, pero me quería centrar en un tipo de músico, y no sólo cantantes, el que yo llamaría el “Músico Feliz”.

Hay ejemplos claros de que ese músico está disfrutando sobre el escenario, y que no está ahí sólo por cumplir o sin ganas. Un ejemplo es el bajista de Stratovarius, que no abandona su sonrisa ni un minuto, o Tom Araya de Slayer, que disfruta viendo como se está montando en sus conciertos, y además, se permite bromas con la gente, sobre todo con su acento. En contra partida, Kerry King está concentrado y comparte poco con la gente. Son diferentes maneras de afrontar un concierto.

Helloween

Helloween

Muchas veces nos quejamos de que algunas bandas salen, tocan y se van, como si estuviesen ahí por contrato, dejando al público con la sensación de que han cumplido con su deber, su trabajo, pero que tenían cosas mejores que hacer, como por ejemplo han hecho innumerables veces Black Veil Brides y últimamente Avenged Sevenfold. Pero luego ves a artistas como el vocalista de Halloween, y esa sonrisa eterna hace que disfrute mucho más del show que estás viendo. Tampoco es que, como público, necesitemos una sonrisa todo el rato, pues puede haber mejores o peores días, pero cuando ves feliz a los miembros de un grupo mientras tocan, es contagioso, y motivante.

Hay un tipo de músico feliz especialmente hipnotizante, que se da mucho en las front womans. Doro por ejemplo, es agradecida, es alegre, lo disfruta, vacila con su banda, y la verdad es que ese grupo es un ejemplo claro de músico feliz. Amaranthe también tiene en Elize una sonrisa radiante en todo momento, Flor de Nightwish es otro ejemplo, en contrapartida tienes a Simone, de Epica, que parece que se aburre mientras pasea por el escenario.

Doro - Rocktubre Fest 2015

Doro – Rocktubre Fest 2015

Todos estos ejemplos dan la razón a quien con una canción se viene arriba en un mal día, pues cuando un músico es feliz con lo que hace, transmite esa felicidad. Joe, de Anthrax, es otro ejemplo de disfrute sobre las tablas, por que a final de cuentas, un músico que vive de la música, si lo disfruta, más longeva será su carrera. Como toda profesión, la de músico conlleva un desgaste, pero si lo haces feliz, cuesta menos y al final, esa sonrisa lleva en volandas a tus seguidores.

El músico feliz, sin duda el tipo de artista que más cercano hace un concierto y al que da gusto ver disfrutar.

Amaranthe

Amaranthe

  • Artículo por: Paparazzi.

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *