Knights Of Metal – Poble Espanyol Razzmatazz 2 (Barcelona) – 26/05/17 – Alazka + Adept + I Declare War + Suicidal Angels + Belphegor + Fit For A King + Memphis May Fire

Viernes. Tres menos veinte de la tarde. En el metro no cabe un alma y la conversación entre los que vamos a Razzmatazz al Knights of Metal no puede ser otra: hace escasas cinco horas han anunciado la cancelación de los dos cabezas de cartel. Por si la anulación de la participación de Brujería, una de los primeros grupos anunciados para el festival, pocos días después de la publicación de esa primera parte del cartel fuese poco, dos semanas antes de su celebración también se cambió la ubicación. “¿Cómo vais a hacer en Poble Espanyol un festival en el que ninguno de sus participantes es capaz de llenar una sala mediana en Barcelona?” Y, efectivamente, los escépticos estaban en lo cierto: el festival quedó trasladado a Razzmatazz 2 para el viernes y a la sala principal de Razzmatazz para el sábado. En cualquier caso, nosotros hemos venido a disfrutar de los, finalmente, seis grupos que conforman el cartel de hoy y no a discutir sobre la organización del evento pero, tras cruzar las puertas, se antoja casi imposible al ver que las escasas 40 almas que se han acercado puntuales se encuentran en la terraza rellenando religiosamente sus hojas de reclamación.

Alazka - Knights Of Metal

Alazka – Knights Of Metal

Intentando ceñirnos a lo que nos trae hoy hasta aquí, nos adentramos en la sala a las 15:25 preparados para disfrutar de los germanos Alazka, cuya hora de inicio –las tres y media de la tarde- es respetada con puntualidad de su país vecino. Arrancan con Savior y dejan patente que las, contadas a conciencia, 44 personas que hay en la sala saben quiénes son estos estos chicos y conocen al detalle qué ofrece su repertorio. Metalcore con dueto vocal ejecutado de forma sobresaliente que despierta el interés de los pocos que parecíamos no tenerles la pista seguida. Con Empty Throne, su nuevo single y de lo poco suyo que había escuchado antes de acercarme aquí, acabaron de meterse en el bolsillo a cada uno de los miembros del público. El tema es redondo, Kassim Auale y Tobias Rische forman un dueto espectacular y es que, el nuevo fichaje, que lucía camiseta de Neymar y guarda un curioso parecido con el futbolista, se destapa como un excelente cantante y un, si cabe, mejor frontman. Llegado el turno de Monument, uno de sus primeros singles, Tobias aprovecha para agradecer la presencia de las ahora aproximadamente 60 personas con un “thanks for showing respect for the first band” para acabar poniendo cierre a su actuación con Blossom. 37 minutos de show que se antojaron cortos a los que estuvimos allí desde el principio y que, sin duda alguna, recordaremos la actuación de Alazka como una de las mejores de la noche.

Tras casi media hora de cambio, a las 16:35, arrancan Adept con un peor sonido y un volumen atrozmente alto.

Adept - Knights Of Metal

Adept – Knights Of Metal

Nos alejamos un poco del escenario porque nos gustaría volver a casa manteniendo los mismos cinco sentidos con los que hemos llegado y nos sorprende ver que al técnico poco o nada parece importarle el infierno sonoro al que nos está sometiendo. Filip Brandelius al bajo corretea sobre el escenario e intenta conectar con el público que, pese a acercarse ya a las tres cifras, parece haber perdido fuelle. Más gente conoce sus canciones pero se siente menos calor durante la actuación de los suecos del que hubo con los Alazka. Robert Ljung agradece que se les haya traído hasta aquí y es con The lost boys cuando el público parece, por fin, entregarse a sus brazos. Una concierto cuasi impoluto y cuasi insulso muy falto de feeling con el respetable quizá porque los recién llegados vienen aún con el cabreo de la cancelación de los Memphis May Fire.

Pero para cabreado estaba Jamie Hanks. El vocalista de los Deathcoretas yanquis I Declare War conquistó el escenario con su actitud desafiante y la apariencia de haber derrotado en un duelo a puño limpio a una manada de osos grizzlies.

I Declare War - Knights Of Metal

I Declare War – Knights Of Metal

Con un “it’s our first time here. Make some noise!” los de Seattle siguieron con su agresiva descarga que, poco a poco, fue enfadando también a todos los asistentes. El ligeramente superado centenar de personas fue contagiándose de la actitud del frontman –probablemente, el único que podía contagiar algo de eso de los cuatro músicos que había sobre el escenario- que, tras varios intentos fallidos de organizar algún circle pit o wall of death decidió acabar su derroche de odio con Malevolence, primer y escueto corte del disco homónimo que ponía cierre a su notable –y agresiva- actuación.

Suicidal Angels - Knights Of Metal

Suicidal Angels – Knights Of Metal

Alcanzado el pico de asistencia (que, con suerte, rozó las 150 personas) y, como siempre hasta ahora, tras casi media hora de cambio entre bandas, se subían al escenario los helenos Suicidal Angels a poner la nota thrash de la noche. Pese a no ser adepto a su estilo, quizá era el grupo –junto a Belphegor- que más había escuchado antes de acercarme hasta aquí quizá intentando justificarme sin éxito el porqué de su presencia en el festival por delante de las dos principales bandas de thrash del estado –creo que no hay que dar nombres-. Pero me hicieron cambiar de opinión. Suicidal Angels no hacen nada nuevo pero lo hacen todo bien. Suicidal Angels pasearon la bandera del thrash puro y duro sobre el escenario de Razzmatazz 2 y se metieron a la totalidad del público en el bolsillo. Sí. A mí también. Porque pese a que el thrash no sea mi estilo predilecto y que Nick Melissourgos insistía en dar discursos ininteligibles –en parte por su fuerte acento griego, en parte porque sus compañeros a las cuerdas insistían en rellenar el hueco entre canciones forzando acoples con sus amplificadores- el directo de los thrashers fue el sueño húmedo de cualquiera que se haga llamar metalhead. Una descarga sin pausa de música ejecutada a la perfección, de carreras por el escenario y de cervicales de acero que contagió a los que estábamos del otro lado del escenario y que, de buen seguro, se ganó un buen puñado de nuevos seguidores que no dudaron en corear The seed of evil junto al cuarteto ateniense y repetir junto a ellos una buena ristra de “we are Suicidal f**king ANGELS!” que hizo que todo el mundo se sintiese parte de la familia thrasher. Un show impecable que todos agradecieron devolviendo a los músicos la excepcional entrega que nos regalaron desde las tablas.

Veinticinco minutos tras el fin de la actuación de Suicidal Angels iniciaba el ritual satánico de los austriacos Belphegor.

Belphegor - Knights Of Metal

Belphegor – Knights Of Metal

Acompañados de esqueletos animales y un fuerte aroma a incienso se subía al escenario -cuales criaturas recién salidas del averno- el cuarteto de blackened death metal. Un show espectacular que irradió satanismo sin cesar con constantes referencias luciferinas y que, durante Conjuring the dead, contó con la participación de un monje, cruz invertida incluida, paseando unincensario por las cuatro esquinas del escenario. Helmut Lehner puso fin a su ceremonia apocalíptica acompañado de unas guturales agudas a cargo de Serpenth, su escudero a las voces y el bajo, que nos pusieron los pelos como escarpias y nos hicieron temer por la invocación de alguna terrorífica criatura del séquito de Satán.

No sin otra larga espera para cambiar equipo e instrumentos, se subían al escenario los americanos Fit for a King para poner el contrapunto religioso de esta noche de viernes.

Fit For a King - Knights Of Metal

Fit For a King – Knights Of Metal

Su Metalcore cristiano parecía no ser del gusto de parte del público que fue lentamente abandonando la sala aunque hay que admitir que cortes como Shadows & Echoes provocaron más de un cabeceo entre los que allí quedábamos y que Tuck, tras su bajo, demostró ser un excelente apoyo vocal para Ryan Kirby. Cabe destacar el cameo de Tobias Rische, cantante de Alazka, que durante Slave to Nothing, último tema de la noche, apareció en el escenario para cantarse unas líneas junto a sus amigos yanquis. Tras un “God bless you” de clausura, los Fit for a King abandonaron el scenario al ritmo que nosotros abandonábamos la Razzmatazz 2 de camino a casa ya con la cabeza puesta en lo que nos depararía la noche del sábado.

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *