Tremendo día este 25 de noviembre por la cantidad de conciertos que había, Cloven Hoof, Fm, Avalanch… y diréis, ¿y cuándo no es fiesta? Esto ya se está convirtiendo en algo paranormal….

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

En la Caracol Nashville Pussy nos hacían una nueva visita acompañados esta vez por el grupo catalán The Lizards.

Puesto de merchandising un tanto desvariado de precios en lo que a Nashville Pussy se refiere, lo que hizo que la gente que acudió al concierto no se llevara muchas cosas. Me temí lo peor en cuanto al público, pero al final respondió y al menos media entrada se consiguió. Por lo menos había apariencia de gente.

The Lizards-Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

The Lizards-Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Abrieron The Lizards, trío de Barcelona compuesto Carla Santa Creu a la guitarra y voces, Judith Jordan al bajo y Edgar Beltri a la batería, que para mi eran del todo desconocidos y que tras su actuación me llevé una grata sensación, pues su punk rock caló entre el público y la gente se animó con su buen hacer.

Con unas luces bastante patéticas comenzaron su concierto con Burning city, perteneciente al primero de los dos álbumes que tienen editados, y en el que Carla tuvo algún problema con su guitarra, que como ella mismo dijo, son cosas del directo. Ya desde esa primera canción se demostró la intensidad del grupo, con una Judith Jordan que no paraba quieta un segundo y consiguieron que el público se fijara en la banda arrancando los primeros aplausos.

Alternaron temas de sus dos discos, siendo Give me all you got de lo mejor recibido con una entrega que no bajó en ningún momento, disfrutando sobre las tablas y demostrando que se han influenciado de Ramones y Motörhead.

The Lizards-Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

The Lizards-Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

No gozaron de un sonido precisamente bueno, y es que la voz de Carla sonó a un volumen bastante bajo, pero eso no fue excusa para mientras Edgar seguía en su batería, las chicas se comieran el escenario con temas como Ghidorah, Beware o Twisted mind, con la que cerraron aprovechando al máximo sus treinta y cinco minutos de show.

Set The Lizards:

  1. Burning city
  2. Stalking the prey
  3. Ghidorah
  4. Give me all you got
  5. Beware
  6. Road to anywhere
  7. I told you
  8. Bitch
  9. Sing out loud
  10. Twisted mind
Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Más de media hora tuvimos que esperar para que el ciclón de Nashville Pussy nos volviera dejar muestras de lo que son capaces, mientras un gran telón con su logo presidía todo el escenario.

Sin ningún miramiento arrancaron con Everybody’s fault but mine derrochando una energía inusitada a través de Ruyter Suys, algo que no es ninguna novedad, lo bueno es que se mantiene, con un sonido bastante mejorado y unas luces esta vez si mucho más decentes, aunque sin alardes hasta después del tercer tema.

Venían esta vez con nuevo batería, Ben Thomas por nombre, que cumplió su papel sin más alardes, repitiendo en este caso Bonnie Buitrago, con la que creo que ya van a llegar al cuarto año. En cualquier caso, la banda es Blaine Cartwright con su particular voz y Ruyter Suys a la guitarra.

Piece of ass fue el primer trallazo para la gente, y de seguido Pillbilly blues, haciendo luego una pequeña pausa para llegar a uno de sus grandes clásicos I’m so high, que como no podía ser de otra manera gustó y mucho.

Las revoluciones volvieron a subir con la directa Rub it to death jugando con el pie de micro como si lo fuera a tirar al público, para después sacar a pasear por primera vez la botella de Jack Daniels, con whisky o lo que haya dentro, y darle el primer tiento tras brindar con el público, y que le llevó a presentar una muy buena Hate and whisky. Going down swinging sirvió para que Ruyter fuera poseída por la infinidad de riffs que escupía su guitarra, cayendo de rodillas al suelo por primera vez. Y es que es un espectáculo ver a esta mujer sobre el escenario.

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

El micrófono fue para Buitrago y presentó We want war con su pegadizo estribillo. Tras ella Blaine dejó su guitarra y empezó la guasona Till the meat falls off the bone para recuperarla a mitad de tema, enlazando luego con Up the dosage.

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

Nashville Pussy, -Sala Caracol (Madrid) 25/11/17

La calma llegó al escenario con un nuevo trago de whisky y con Can’t you see, para seguir luego con la envolvente Go to hell, con solo de Ruyter incluido. Baine pidió más luces al técnico, pero este no le hizo mucho caso mientras la botella se paseaba por todos los miembros, siendo Bonnie la más comedida.

La electrizante Good night for a heart attack, dio paso al solo de batería de Thomas, durante el que Ruyter se sentó en el escenario y se despojó de sus botas para seguir el concierto ya sin ellas hasta el final. Tras la pausa que implica el solo, Nashville Pussy pretendían continuar el concierto, pero un problema en el micro que hizo que petara, y un técnico poco hábil para quitar un esparadrapo, se retrasó unos minutos el concierto, dando tiempo al juego de Blaine para beberse una cerveza con su gorro y presentar a la banda.

Antes de los bieses, presentaron Pussy’s not a dirty word, marchándose y volviendo al momento con la directa Struttin’ cock y luego con la festiva Why why why. Hubo un momento para el recuerdo del recientemente fallecido Malcom Young con la versión Beating around the Bush, despidiénose definitivamente con el fin de fiesta que supone Go motherfucker go.

Como siempre, muy buen concierto de los americanos. Su propuesta no deja lugar a dudas, rock and roll a raudales bien hecho y que sabes que aunque no conozcas los temas, te lo vas a pasar bien viéndoles en concierto. No fallan, y pese a los problemas de sonido, esta noche no fue una excepción.

Posdata para los fotógrafos acreditados. Si te dicen, porque se dijo, que se pueden hacer fotos las tres primeras canciones, ¿por qué seguís haciendo fotos durante todo el concierto? Pues eso.

Set Nashville Pussy:

  1. Everybody’s fault but mine
  2. Piece of ass
  3. Pillbilly blues
  4. I’m so high
  5. Rub it to death
  6. Hate and whiskey
  7. Going down swyinging
  8. We want war
  9. Till the meat falls off the bone
  10. Up the dosage
  11. Can’t you see
  12. Go to hell
  13. Good night for a heart attack
  14. Pussy’s not a dirty word

Bises:

  1. Struttin’ cock
  2. Why why why
  3. Beating around the bush
  4. Go motherfucker

Crónica y fotos: Fernando Leal Vielsa

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *