Con un intenso y estresante viaje iniciábamos nuestro nuevo viaje a tierras germanas para vivir en primera persona una vez más el Party San Open Air, una fiesta del Metal Extremo y un ejemplo de festival de tamaño medio, cómodo y bien organizado.

PartySan 2017

PartySan 2017

Desde Frankfurt, que era nuestro aeropuerto de destino, teníamos casi tres horas por carretera hasta llegar a Obermehler, el recinto del festival, un aeropuerto en mitad del campo con dos pistas de aterrizaje en paralelo que dividen las diferentes áreas de acampada. Como decía, un aeropuerto con dos pistas de aterrizaje en paralelo y una plataforma en la cabecera que es donde se ubica el recinto propiamente dicho de los conciertos, con un perímetro cubierto por los comercios de merch y de restauración, una carpa en uno de los laterales del recinto y justo en el centro el escenario principal por el que gira toda la vida del festival.

PartySan 2017

PartySan 2017

Este año, en nuestro viaje organizado al Party San Open Air ofrecimos la opción de alojamiento, junto con la del camping a nuestros clientes. Esta vez optamos por la comodidad y la tranquilidad de dormir en cama, en un acogedor pueblecito de la Alemania rural llamado Nägelstedt, donde conseguimos hacer vida con su amable y educada gente, sin que nos pudiéramos comunicar en inglés, alemán o la lengua de Cervantes, solo con el lenguaje de signos y buena voluntad. Una experiencia paralela al festival, pero que quería destacar por su experiencia y lo gratificante que nos ha resultado.

Una vez más la lluvia nos ha recibido en Alemania, con menos intensidad que en Wacken, pero si más constante. Para nada se ha formado ni un cuarto de la mitad, de la mitad, de la mitad nada de barro. Es cierto, que el asfalto de las pistas de aterrizaje de los aviones ayuda y facilita los movimientos, pero las partes de hierba han permanecido en su mayoría estables y nos han ayudado para disfrutar de los conciertos con cierta comodidad.

PartySan 2017

PartySan 2017

Bajo el sugerente letrero de “Hell Is Here”, el Party San Open Air nos recibía para vivir tres intensas jornadas donde el Metal más extremo iba a ser el protagonista.

Pocas a ninguna novedad nos presentaba el recinto del Party San Open Air, que permanecía muy similar al de años anteriores. El precio de las entradas muy competitivo si lo comparamos con el precio de otros festivales, por 78€ puedes disfrutar de más de cincuenta bandas y tres intensos días de festival.

Un recinto dividido en dos partes diferencias y más por los niveles de seguridad. Un recinto del festival, donde para acceder dentro, este año se ha prohibido el acceso con mochilas y donde el personal de seguridad cumplía con diligencia sus labores. Un camping donde para acceder a él era un repaso rápido a posibles envases de vidrio, objetos punzantes o de gas, que obviamente eran requisados a la entrada.

PartySan 2017

PartySan 2017

A significar la variedad de comida y el nivel de precios que encontramos en el Party San Open Air, de los más bajos de los festivales y sin bajar para nada la calidad. Se puede comer perfectamente desde 3,5€ a 7€ y los vasos de cerveza están a 3€ más 1€ por el envase, que te devuelven una vez lo retornes. Precios competitivos con respecto a otros festivales.

El escenario principal es el centro de operaciones del festival, donde la mayoría de los grupos se presentan al público. En líneas generales, el Party San Open Air ha tenido un buen sonido y la mayoría de los grupos han sonado como se merecen. La iluminación, siempre el talón de Aquiles del festival, este año ha mejorado levemente y ha ayudado para seguir mejor las evoluciones del festival.

A destacar el buen ambiente dentro del festival, donde la fiesta y el buen rollo se impone por encima de todo. Si no tienes bastante con una larga jornada de conciertos, la Metal Disco continua hasta entrada la madrugada para los más fiesteros.

PartySan 2017

PartySan 2017

Gran gesto de Jarne, el promotor del festival, que al encontrarnos en el recinto nos agradeció nuestra presencia personalmente y nos pidió disculpas por el mal tiempo, lo cual es un gesto que agradecemos enormemente y que trataremos de corresponderle con muchas más visitas a su festival.

En definitiva, pocas novedades ha presentado este año el Party San Open Air. Lo más destacado ha sido la constante lluvia que ha hecho incómodo seguir las evoluciones del festival, pero el terreno ha aguantado sin problemas, por lo que abrigándonos y con buena sintonía hemos podido vivir de nuevo otro gran festival, una fiesta del Metal más extremo y que tanto nos gusta.

A esperar las novedades del Party San Open Air 2018, donde seguro que volverá Metaltrip.

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *