Desde hace ya algunos meses, desde que se anunció la gira, la fecha del 22 de mayo estaba marcada en los calendarios de muchos metaleros del sur de nuestro país, y es que le gira conjunta de Testament y Exodus es una de esas cosas que uno no debe perderse.

A medida que la fecha se iba acercando los números de asistencia iban creciendo y ya se iba viendo que esa iba a ser una noche especial para el metal del sur y que íbamos a demostrar que podemos responder a un buen concierto.Exodus

Por desgracia, algo que ya es bien sabido, todo se convirtió en algo que pocos esperábamos, con un concierto que termino antes de lo esperado, de hecho, casi ni empezó y con much@s fans decepcionad@s e incluso muchos frustrados.

Realizar una crónica típica igual no es lo más acertado, pero tampoco voy a caer en el sensacionalismo ni me voy a poner a cortar cabezas a diestro y siniestro. De hecho, esta crónica podía haberla escrito al día siguiente, pero he preferido realizarla más en frio y analizando bien los hechos acontecidos.

Lo más probable es que mucha gente no esté de acuerdo con lo que voy a decir, e incluso alguien puede pensar hasta mal de mí, pero sí puedo decir que lo que voy a exponer lo hago desde el punto de vista de alguien que ama esta música, que le apasiona asistir a un concierto y disfrutar con cada nota de una gran banda, sea más o menos famosa y que ante todo, lo hago con el ánimo de no crear polémica y esperar que esto no vuelva a suceder.

La noche comenzaba de la mejor manera posible, con una inmensa cola que presagiaba sino un lleno total, una grandísima entrada, algo que me llenaba de alegría, porque era la demostración de que el sur responde cuando hay que hacerlo. Según me pude enterar, las entradas vendidas rozaban el millar.

Era la primera vez que visitaba la sala y la verdad me impresiono por sus dimensiones y sobre todo por el escenario tan enorme, donde estando montadas las dos baterías, los Exodus se pudieron mover que mucha libertad, incluso me da que les sobraba sitio.

Exodus

Aunque en algún foro de internet pude ver que el concierto comenzaría a las 22:15, nada oficial por cierto, ya dentro le pregunte a un seguridad que me dijo que la hora de comienzo eran las 22:00 y aun así, las primeras notas de la intro de Exodus empezaron a sonar pasados algunos minutos de esta hora.

Poco a poco la banda fue ocupando su puesto y a continuación comenzaron la descarga de su corto, pero intenso setlist. La primera sorpresa fue la no presencia de Gary Holt en la formación. A posteriori ya me he enterado que tenía  compromisos con su otra banda, o sea, Slayer. Está claro que esta es la que le da de comer, y también es verdad que parece que ahora Gary Holt es un pedazo de guitarrista, solo por estar en Slayer, cuando ya hace años que lo es y creo que hace unos 5 años estuvo también por nuestra región con Exodus teloneando a Behemoth y a la gente tampoco le importo demasiado.Exodus

Digo esto, porque algunos han puesto el grito en el cielo por este hecho, y era evidente que Holt podía faltar a esta gira, y básicamente porque Slayer le paga más. Es muy sencillo. Además, en cierto modo es una falta de respeto hacia sus compañeros de banda, como si Exodus fuera solo Holt. De hecho, el show que se marcaron durante unos cuarenta minutos fue prueba de que no le echaron mucho de menos.

Y es que salieron a darlo a todo, con una sonido impecable, aunque algo a oscuras, eso sí, y con unas ganas increíbles, como si tuvieran 20 años. Posiblemente Exodus sea una de esas bandas que han tenido que vivir a la sombra de las cuatro grandes de thrash e incluso de alguna más, como Testamente, cuando tienen calidad para estar de igual a igual con las antes mencionadas. Sobre todo, porque son de las más activas en estudio, publicando discos de forma bastante constante en su historia. Algo que las más grandes no pueden decir.

El setlist tuvo como principal protagonista a su última obra “Blood in, blood out”, que supone la vuelta a la voz de su cantante más legendario, Steve Souza, y que sobre el escenario se le noto en una forma increíble. Bueno, sobre todo de voz, de kilos igual un poco pasado.  Pero vocalmente dio una lección de entrega y potencia, con ese estilo a lo Brian Johnson de ACDC, con tono de rata, que mola tanto en los temas de Exodus. Ningún reproche, solo alabanzas a su entrega, que además no paro de moverse de un lado a otro y animar a la gente. Eso sí, para la próxima a ver si nos aprendemos bien decir “Málaga”, que no es tan difícil, digo yo.

El resto de la banda con el veterano Lee Altus a la guitarra, que no paro de hacer headbanging y moverse por todo el escenario, llevando los galones que le pertenecen, muy cercano a la gente. Los también fijos de la banda Jack Gibson al bajo y Tom Hunting a la batería resultaron demoledores a la base rítmica.

Ciertamente Exodus nos dieron un concierto de diez, empezando la noche por todo lo alto, y con el público, que casi llenaba la sala totalmente entregado a la banda y al show. Y entonces llego el apagón.

Mientras interpretaban su clásico “Bonded by blood”, la luz y el sonido se fueron, y durante varios minutos se vio a los técnicos correr de un lado a otro, intentando arreglar el problema. Incluso volvieron a salir y comenzar el tema, pero a los pocos segundos, de nuevo se vino todo abajo y de esta forma se tuvieron que despedir, casi sin decir adiós. Bueno, casi no, no pudieron ni despedirse como es debido.

Setlist Exodus:

  1. Black 13
  2. Blood In, Blood Out
  3. Iconoclasm
  4. Children of a Worthless God
  5. Piranha
  6. Salt the Wound
  7. Blacklist
  8. Body Harvest
  9. Bonded By Blood (Incompleta)

Testament

Ciertamente tras el final abrupto de Exodus, no estábamos muy preocupados por la situación  y la mayoría pensamos que mientras preparaban el escenario para Testament, los técnicos arreglarían los estropeado.Testament

Así, que tras una hora de espera, más o menos, por fin se apagaron las luces y comenzaron los primeros acordes de la introducción de los de la Bahía. Y con un juego de luces espectacular salieron Chuck Billy y sus huestes a comerse la sala. Y zas, ni siquiera paso un minuto y se volvió a caer todo.

En ese momento, más de uno pusimos cara de que aquello igual no se arreglaba. La banda, es lugar de meterse en los vestuarios decidieron quedarse sobre el escenario y esperar con una cerveza en la mano a que todo aquello se arreglara. Incluso el vocalista tuvo el detalle de repartir unas cuantas birras en las primeras filas.

Tras casi media hora de parón, pareció que todo volvía a su cauce y retomaron el concierto, eso sí, comiéndose el primer tema y pasando directamente al segundo “Rise up”. Y durante tres canciones todo fue como la seda. La gente entregada, la banda tocando genial y animando al público, y además ni visos de ningún problema sobre el escenario. Parecía que podríamos disfrutar de un gran concierto de Testament.

Pero no fue así, y en mitad de “Into the pit”, el señor Billy se despidió del público sin más, y se fue a los vestuarios para no volver, mientras la banda acababa el tema tocándolo totalmente instrumental.

Tras esto, el bajista Steve Di Giorgio, chapurreando el castellano, se disculpó y nos hizo ver que los problemas técnicos no se habían acabado, sin especificar porque no podían tocar. De hecho, ofreció tocar sin vocalista. Básicamente Chuck se las había pirado, sin más. Supongo que se le acabaron los buenos detalles con el reparto de cerveza. Porque el resto de la banda apechugo y se quedó para dar la cara, llegando incluso a tocar otro tema más solo de forma instrumental, por lo que vi, sin problema alguno. Pero claro, la escapada del vocalista anulaba toda posibilidad de continuar el show, supongo que para ser un divo no hace falta estar en una banda de metal sinfónico finlandesa.Testament

Estaba claro que aquello no iba continuar y el descontento entre la gente se hizo muy visible, algo entendible. Alguno incluso se puso un pelín violento, sobre todo bajo los efectos del alcohol. Pero aunque la indignación era colosal, los fans volvimos a dar una lección de saber estar y no crear ningún altercado que lo único que habría conseguido era tacharnos de violentos. Chapo por el público, de nuevo genial.

Decir que también salió alguien de la organización a disculparse y comunicarnos que no iba a continuar el concierto y que se buscaría alguna manera de poder resarcir a la gente del disgusto, no solo monetaria, evidentemente, sino también moral, ya que había muchas ganas de ver a la banda.

Al final, los grandes perderos de esto son los fans, la gente que acudió en masa al concierto, algunos haciéndose una burrada de kilómetros y que se quedaron con la frustración de no poder ver un concierto que se esperaba desde hace meses.

Por supuesto, hay que depurar responsabilidades. Yo no tengo los datos para decir quien tuvo la culpa, pero alguien tendrá que hacer algo, para al menos, paliar algo el mal cuerpo que les quedo a los mil fans que iban a entregarse a la banda.  Digo algo, porque no creo que rabia se nos vaya en mucho tiempo, eso ya no tiene solución. Pero si darnos una explicación y por supuesto, alguna compensación.

Ha sido una autentica pena y ciertamente ya es mala suerte que precisamente, de todos los conciertos de la gira, sea en del sur, en el que más gente iba a asistir, donde se den estos problemas. Esperemos que los próximos conciertos por nuestra tierra sigan como siempre han sido, impecables. Y que esto se arregle. Hay mucha gente esperando una explicación.

Crónica y fotos: augusto@metaltrip.com

Teneis mas fotos en nuestro facebook.

 

Compartir

Sin comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Dejar una respuesta

Puedes user estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *